Tipos de cirugía corporal

ABDOMINOPLASTIA

La abdominoplastia es una de las intervenciones más demandadas por nuestros pacientes. La solicitan todos aquellos pacientes que sufren un deterioro importante del aspecto y de la función muscular de su abdomen. Este deterioro puede deberse a embarazos, importantes pérdidas de peso o ser una secuela de una cirugía abdominal previa.

 Los distintos aspectos que podemos mejorar mediante una abdominoplastia son:

  • La distensión de la pared muscular o diástasis de los músculos rectos del abdomen.
  • El exceso de piel. “Faldones abdominales“ que cuelgan sobre la región púbica.
  • El exceso de grasa. En ocasiones, en estos abdómenes existe un incremento de grasa bajo la piel. Esto también podremos corregirlo, realizando una liposucción asociada a la abdominoplastia (lipoabdominoplastia).

 

¿Qué resultados puedo obtener?

El objetivo es obtener un abdomen plano, con una pared muscular competente, sin exceso de piel ni de grasa. Esta intervención, no solo mejora la silueta corporal de los pacientes, sino que también recuperan la función de soporte y fuerza de la pared muscular. Los pacientes vuelven a poder realizar cualquier tipo de actividad física y deportiva. En muchos casos además mejoran o desaparecen los dolores de espalda.

¿Cómo se realiza la intervención?

Para realizar una abdominoplastia, debemos realizar una incisión en la región suprapúbica, en una posición parecida a la de una cicatriz de cesárea, pero de mayor longitud.

A través de esta incisión, realizamos un despegamiento de la piel y la grasa sobre los músculos rectos del abdomen. Se realiza una reparación de la pared muscular (plicatura de los rectos abdominales) y la reparación de pequeñas hernias periumbilicales cuando están presentes. A continuación se reseca todo el exceso de piel y grasa subcutánea de la región infraumbilical. Se sutura la cicatriz por planos y sin tensión para que sea de la mejor calidad posible. Cuando realizamos una Lipoabdominoplastia, a lo anteriormente expuesto se añade, la realización de liposucción controlada en las zonas del abdomen que no vamos a resecar (región supraumbilical, flancos…).

 La intervención se realiza en régimen de ingreso hospitalario, bajo anestesia general o anestesia epidural con sedación. Su duración aproximada es de entre 3 y 4 horas.

¿Qué complicaciones puedo tener?

Toda intervención quirúrgica y procedimiento anestésico implica una serie de riesgos para su salud. Todos nuestros pacientes realizan una consulta preanestésica, en la cual son informados del tipo de anestesia que se va a utilizar en su procedimiento, y dependiendo de su estado de salud, antecedentes personales y tipo de intervención, que riesgos se pueden esperar. Las posibles complicaciones asociadas a su intervención, le serán explicadas claramente en consulta y detalladas en el Consentimiento Informado que usted tendrá que leer y firmar antes de la intervención.