NO TODAS LAS PROTESIS DE MAMA SON IGUALES.

Las prótesis de mama que se utilizan en la actualidad, las llamadas de cuarta o quinta generación, tienen una superficie multicapa, para evitar el exudado (bleeding) de silicona a través de ella, y para que su posibilidad de rotura sea menor.

Su gel de silicona es más cohesivo o viscoso, para que en caso de rotura de la superficie, ese gel tenga menos facilidad para fluir fuera de la prótesis.

La incidencia de rotura de estas nuevas prótesis es de alrededor de un 15% a los 10 años de su implantación, muy inferior a la de las generaciones anteriores que alcanzaba un 60%.

El 80% de las roturas de prótesis son asintomáticas o “silentes”.

Esto quiere decir que las pacientes no refieren ningún signo ni síntoma que haga sospechar que su prótesis esta rota.

Estas roturas asintomáticas se sospechan por signos muy específicos en diferentes pruebas de imagen.

La mayoría de roturas asintomáticas de prótesis son ROTURAS INTRACAPSULARES,  lo que quiere decir que no se evidencia presencia de silicona libre por fuera de la cápsula periprotésica.

El 20% de las roturas de prótesis son sintomáticas.

Los síntomas que con mayor frecuencia refieren las pacientes son: cambio en la forma de la mama, aumento de su consistencia (contractura capsular), nódulos palpables, adenopatías axilares y dolor en la mama.

Muchas de estas roturas sintomáticas son lo que denominamos ROTURAS EXTRACAPSULARES, las pruebas de imagen evidencian la presencia de silicona libre fuera de la cápsula periprotésica.

Esta silicona libre puede visualizarse en el parénquima mamario, en los ganglios axilares, en la pared torácica…

Resumiendo, al diagnóstico, el 85% de las roturas de prótesis son intracapsulares y el 15% son ya extracapsulares. El tratamiento de ambos tipos de rotura es diferente y mucho más complejo en las roturas extracapsulares.

Por todo lo expuesto, nos parece muy importante el grado de cohesividad del gel de silicona de las prótesis.

Cuanto mayor sea su cohesividad, viscosidad, más favorables sus características reológicas (“capacidad de un fluido para fluir”), menor será la posibilidad de que den lugar a una rotura extracapsular de la prótesis.

Las pacientes deben saber que las prótesis de mama son dispositivos médicos que pueden llegar a deteriorarse y romperse con los años. Llas consecuencias de esa posible rotura, serán muy diferentes dependiendo del tipo de prótesis seleccionado para su intervención.

Desde un simple recambio o retirada de la prótesis rota, a la necesidad de retirar quirúrgicamente todos los depósitos de silicona libre que se hayan diagnosticado.

Ante cualquier duda, ¡Consúltanos, por favor!